10
Jan

2011

1 Comentario hasta el momento.

Desde hace unas semanas comenzamos el tratamiento de bajada de topamax y puedo decir que estoy ¡contentísima!

La cabeza se siente rara, claro está, pues ahora sí no puedo tomar nada de café, chocolate o sodas, pero a larga mi salud lo agradecerá. Esto parece se unió a la ola de buenas noticias y cambios que trae el año 2011, que con un conjunto de decisiones (aún no sé si buenas o malas decisiones, pero en definitiva que me dolieron) pintan para ser cosas definitivas y que están atrayendo cosas buenas a mi vida.

Pensaba hacer un recuento de lo bueno y malo del 2010, al igual de los propósitos cumplidos… pero a esta altura mejor les diré que empecé el año con un serio ejercicio de reflexión del cuál todavía no salgo y está arrojando buenos resultados y que agradezco a Víctor, mi novio, por nunca soltar mi mano y mis esperanzas… -también por regañarme cuando lo necesito.

Ahora sé que él y yo comenzamos un nuevo año y será el mejor en mucho tiempo. Los viajes vendrán pronto y sé que nos llevaremos pronto a reconocer nuevas tierras que los dos veremos con otros ojos.

Imagen: Daquella manera

One Response


  1. Skene on 10 Jan 2011

    Yo ya te dije, quiero ser la madrina, te mereces a ese angelote que tienes de novio, cuidalo mucho, porque neta es lo más, me da muchisimo gusto tenerlos como amigos par de dos.

    Y si, este año viene con todo.

    Hartisímo beso.